Logo auxihosteleria

Blog de hostelería. Recetas, consejos, tutoriales y toda la ayuda para tu negocio hostelero

Las mejor amasadora industrial

Cómo escoger la mejor amasadora industrial para tu negocio

Tabla de contenidos

Contar con una amasadora industrial en un negocio es, sin ninguna duda, todo un avance que nos permitirá mejorar procesos internos, ser más eficientes con nuestro trabajo y, sobre todo, ahorrar tiempo y esfuerzo. Una amasadora industrial puede parece un accesorio un poco irrelevante en una cocina, sin embargo, una vez que se introduce, todos los negocios ganan y aumentan sus ganancias. 

Poder contar con una amasadora profesional nos permitirá realizar masas y mezclas con total rapidez y eficiencia, consiguiendo unos resultados muchísimo más avanzados que si nosotros mismos tuviéramos que ponernos a amasar. Esto nos permite crear ricos ingredientes para la cocina sin apenas esfuerzo, pudiendo invertir nuestro tiempo en pensar nuevas recetas o elaboraciones que ofrecer a nuestros clientes. 

Toda buena cocina que se precie debe tener una de estas amasadoras industriales, por lo que, en el día de hoy, nos hemos propuesto desgranar para ti todo lo que debes saber acerca de estos utensilios tan sumamente prácticos. Si estás pensando en adquirir una de estas máquinas para tu negocio, no te puedes perder todos los consejos y los mejores trucos que te daremos en este post para conseguir la amasadora que mejor se adapte a tus necesidades. 

Las mejores amasadoras industriales de 10 litros

Para poder distinguir unas buenas amasadoras profesionales de 10 litros es imprescindible conocer un poco nuestras necesidades y limitaciones a la hora de trabajar. Nosotros os proponemos empezar con esas de 10 litros que os comentamos, ya que cuentan con el equilibrio perfecto en tamaño y funcionalidades, permitiéndonos manejar la máquina de manera relativamente sencilla y, al mismo tiempo, obtener de ella los mejores resultados. 

Sea como sea, también os animamos a que intentéis, en la medida de lo posible, confiar en marcas que tengan ya un buen nombre y lleven trabajando años en este tipo de productos. Se trata de una maquinaria técnica y especializada en la que vamos a hacer una inversión importante, por lo que lo que menos queremos es llevarnos algún susto a la hora de ponerla en marcha. 

¿En qué debes fijarte a la hora de escoger tu amasadora profesional?

Para escoger una buena amasadora que se adapte a nuestro ritmo de trabajo y nos facilite las jornadas laborales lo principal es hacerse una idea de qué vamos a necesitar viendo qué nos falta antes de comprarla. A partir de haber establecido estos rangos de necesidades, podemos empezar a comparar y a fijarnos qué modelos encajan en aquellas funcionalidades que buscamos para nuestro negocio. 

Potencia

El punto principal para escoger una buena amasadora profesional es fijarnos en su potencia. Para esto, debemos tener claro qué actividades vamos a realizar con nuestra nueva máquina, ya que no necesitará la misma potencia, por ejemplo, una panadería (que debe hacer cada día diferentes tipos de pan, dulces, bizcochos, etc.) que una pequeña cafetería que igual solo cuece un par de pizzas y algunas magdalenas en todo el día. 

Lo que sí hay que saber es que, a mayor carga de trabajo, mayor será la potencia que tendremos que escoger para la amasadora. Para que os hagáis una idea, las amasadoras profesionales suelen partir de una potencia mínima de 400w, pudiendo llegar, en los negocios más exigentes, a los 1400w.  

Velocidad

Otra de las cuestiones imprescindibles para escoger una buena amasadora es la velocidad a la que ésta va a trabajar. Por poner un ejemplo, existen amasadoras que únicamente incorporan una o dos velocidades y que pueden servir para entornos profesionales menos exigentes, como aquellos negocios que apenas horneen un par de tandas de masas cada día.

Por el contrario, para aquellos negocios que vayan a estar cada día amasando durante horas, lo más recomendable es escoger algún aparato que cuente, como mínimo, con entre cinco y diez velocidades. De esta manera, las podremos adaptar a cada elaboración, ahorrando tiempo y esfuerzo y dedicando los recursos justos y necesarios para cada amasado. 

Funciones

Las funciones son otros de los puntos clave, ya que, aquí sí, dependen directamente del uso que le vayamos a dar a la amasadora. Si únicamente queremos este aparato para amasar un par de mezclas al día, quizás nos valga únicamente con un modelo que solo cuente con una función amasadora. 

Para otros negocios, donde el resultado esté compuesto por varios tipos de amasado o batido, quizás sea interesante incorporar más funciones, para que el trabajo de la máquina sea más eficiente. 

Funciones Amasadoras industriales

Limpieza

Las funciones son otros de los puntos clave, ya que, aquí sí, dependen directamente del uso que le vayamos a dar a la amasadora. Si únicamente queremos este aparato para amasar un par de mezclas al día, quizás nos valga únicamente con un modelo que solo cuente con una función amasadora. 

Para otros negocios, donde el resultado esté compuesto por varios tipos de amasado o batido, quizás sea interesante incorporar más funciones, para que el trabajo de la máquina sea más eficiente. 

Accesorios

Un punto muy útil que debemos tener en cuenta sí o sí es cómo se lava la amasadora que vamos a comprar. Es verdaderamente útil que absolutamente todos sus accesorios se puedan meter en el lavavajillas, de forma que podamos utilizarlos e higienizarlos en poco tiempo. En todo caso, hay que evitar aquellas amasadoras que veamos que son difíciles de desencajar o limpiar. 

Peso

Finalmente, el último punto que nos parece más interesante es el peso. Si es verdad que una amasadora industrial siempre va a tender a pesar más que una de uso doméstico, no obstante es interesante escoger alguna que nos dé un buen equilibrio entre peso y movilidad, para que además de útil, sea cómoda para trabajar. 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo nuestro blog

Ir arriba