Blog de hostelería. Recetas, consejos, tutoriales y toda la ayuda para tu negocio hostelero

Por que es tan importante afilar cuchillos

¿Están tus cuchillos afilados? Por qué es fundamental cuidar su hoja

En una cocina hay varios utensilios que nunca pueden faltar. Todos sabemos lo importante que es tener un buen juego de sartenes o incluso que es imposible preparar buenos platos de cuchara sin una olla de buenos materiales. Pero, sin embargo, hay otros aspectos igual o más importantes que se pasan muchísimo por alto. ¿El más destacado? Sin duda, el estado de los cuchillos.

Cortar bien no es una recomendación, es una necesidad cuando se trata de cocinar. Un cuchillo sin filo puede provocar que la comida se resbale al tratar de cortarla e incluso que haya algún que otro accidente en la cocina. Por eso, hay que preocuparse de que todos los cuchillos estén en perfecto estado, recurriendo incluso a empresas como Tecnofilo, especializada en el afilado de cuchillos y con más de 10 años de experiencia, para asegurarte de ello.

¿Por qué es tan importante tener unos cuchillos bien afilados en su negocio?

Si compras un cuchillo de calidad y te preocupas por cuidarlo como es debido, este puede durar perfectamente más de 50 años. No es una exageración, es una realidad más que patente, pero que va acompañada de una buena limpieza, mantenimiento de filo y buen trato de este utensilio de cocina. Factores que, desafortunadamente, no siempre se cumplen en nuestro establecimiento y pueden provocar que un cuchillo dure tan solo 5 años.

Podríamos afirmar que mantener la vida útil del cuchillo es la primera razón por la que es tan importante mantenerlo afilado. Sin embargo, los beneficios de esto son mucho mayores. No miran tanto a lo económico o a la durabilidad, sino más en dirección a las facilidades a la hora de enfrentarse a un plato o a un alimento. Recuerda que la finalidad de los cuchillos no es otra más que cortar, que hacer mucho más fácil todo trato con cualquier ingrediente.

Aun así, vamos a ampliar un poco más para tratar los beneficios concretos de afilar bien un cuchillo:

Qué ventajas y beneficios trae

El primer beneficio que aporta un cuchillo bien afilado es la seguridad. Si se desgaste el filo, se pierde mucha precisión en el corte. Es más, podemos asegurar que la inmensa mayoría de cortes accidentales en la cocina se deben a cuchillos mal afilados. Se desvían y resbalan, en lugar de penetrar, lo que provoca que haya un mayor riesgo para tus dedos o manos.

Aparte de eso, con un buen filo no solo te será más fácil hacer un buen corte, sino que tendrás un control mayor sobre este. Da un extra de precisión que resulta crucial sobre todo si tienes que picar algo en tamaño muy pequeño o incluso elaborar platos más complejos. A veces, unos milímetros de más pueden cambiarlo todo en una receta, y eso es algo que puedes evitar con un buen mantenimiento.


También hay que hablar del buen aspecto que presenta un cuchillo afilado o, sobre todo, de cómo facilita el corte incluso en los ingredientes y alimentos más duros. No importa que tengas que laminar o filetear un gran trozo de carne dura, con un cuchillo de buen filo te resultará muy sencillo y, además, poco peligroso. De hecho, es hasta más cómodo ya que se requiere menos fuerza para que la hoja penetre. También asegúrate de usar una de nuestras tablas de corte para un correcto desempeño.


Junto a todo esto, obviamente hay que hablar de la durabilidad, algo que aumenta considerablemente como ya hemos adelantado. Gracias a esto, también ahorrarás en utensilios de cocina, ya que no tendrás que estar comprando cuchillos cada dos por tres. En definitiva, son todo ventajas tanto para el que está poco familiarizado con los fogones como para el que ya es un cocinero en toda regla.

Cómo detectar un filo en mal estado y cómo arreglarlo

Ojear en busca de alguna marca grande en la hoja, contemplar una punta doblada o rota, notar la necesidad de hacer más fuerza para cortar alimentos que antes eran fáciles de cortar… Hay muchas formas de saber que un cuchillo no tiene un filo en buen estado, de hecho hay un método tan sencillo como eficaz para averiguarlo: coger un papel.

Sujeta un papel blanco por un extremo y coloca el filo del cuchillo sobre su borde superior, aplicando una pequeña presión hacia abajo y realizando el movimiento de corte habitual, aunque con mucha delicadeza. Si se hace un corte limpio, la hoja está bien; si no, hay que afilar.

¿Y cómo afilar cuchillos? Ya hemos hablado antes de empresas que se encargan de ello, pero, si quieres hacerlo por tu cuenta, tienes varias herramientas y métodos. Puedes usar herramientas eléctricas de afilado que lo hacen todo por ti, comprar una piedra para afilar al agua o incluso las chairas. Recomendamos especialmente la primera opción, ya que con estas herramientas solo hay que pasar la hoja por una ranura y dejar que la máquina actúe. Funciona, es fácil, es cómodo y no hay riesgo de corte.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba