Blog de hostelería. Recetas, consejos, tutoriales y toda la ayuda para tu negocio hostelero

ahorrar energía en tu bar o restaurante

Trucos para ahorrar energía en tu bar o restaurante

Tabla de contenidos

En el mundo de la restauración, los márgenes de ganancia son sumamente bajos, y se hace imprescindible planificar y organizar al máximo todos los elementos que rodean a esta gestión, así como poner en marcha medidas que se traduzcan en un ahorro de costes y una optimización de las ganancias.

En este sentido, será la mejor opción ahorrar energía en el bar o en el restaurante gracias a pequeños cambios que, en un principio pueden parecer poco significativos, pero que en realidad se pueden traducir al final del mes en importantes beneficios. Por supuesto, junto a ello es de vital importancia organizar y planificar todo el trabajo, siempre con el objetivo de ser lo más productivos posibles y minimizar el desperdicio, que es en donde más se suele diluir el dinero.

Cuando hablamos de desperdicio, además, es importante destacar que no solo nos referimos a los alimentos, envases, embalajes, etc., sino también a la energía, a la luz. De esta forma y al aplicar los siguientes consejos, será mucho más fácil reducir ese tipo de desperdicio, lo que al final de cada mes se traducirá en ganancias al permitir ampliar, un poco más, los márgenes de beneficio del negocio.

Los mejores trucos para ahorrar energía en tu bar o restaurante

Cuando se tiene un negocio, en este caso, un bar o restaurante, hasta el más mínimo detalle cuenta para aumentar la rentabilidad del mismo y más cuando se considera que el margen de ganancia en el sector de restauración es, en realidad, sumamente bajo. En este sentido, es importante y recomendable aplicar algunos cambios que, pese a parecer pequeños o insignificantes, en conjunto pueden marcar una gran diferencia en lo que respecta al consumo y a la reducción de desperdicios.

A continuación, vemos consejos o trucos muy prácticos que resultan de gran ayuda en ese proceso de ahorro de energía para un bar o restaurante:

Ahorra con la iluminación

Uno de los primeros cambios que se deben hacer es sustituir todas las bombillas tradicionales por bombillas LED, que consumen considerablemente menos. En conjunto, ese cambio puede traducirse en un importante ahorro al final del mes. Es recomendable hacer una revisión de todas las bombillas del local, desde las más importantes hasta las que menos se usan y hacer el cambio de todas ellas. Solo al hacer el cambio en su totalidad ya se podrá comenzar a percibir los beneficios de este tipo de bombilla.

Otro truco con respecto a la iluminación consiste en que bajes la intensidad de las luces para poder conseguir un ambiente más “íntimo” en el que la iluminación sea más indirecta y tenue. Esto hará que ahorres en tu factura a final de mes y a la vez conseguirás dotar a tu local de un ambiente diferente.

Aprovechar la luz natural

Restaurante con luz naturalOtra forma muy sencilla de ahorrar y que puede ser significativa es aprovechar la luz natural al máximo posible, sin importar la temporada del año. Por supuesto, en verano ese aprovechamiento de luz es más factible porque oscurece mucho más tarde, pero incluso en el invierno es importante aprovechar a tope las horas de claridad, siempre con el objetivo de ahorrar energía. Para ello, es recomendable hacer uso, siempre y cuando sea posible, de ventanales más grandes, puertas de vidrio y otros elementos que faciliten el paso de la luz natural.

Cambiar maquinaria de hostelería obsoleta

Aunque este punto requiera de una inversión considerable, una de las medidas más importantes a tomar es cambiar los equipos viejos que consumen mucha energía por equipos nuevos que son mucho más eficientes en lo que a consumo se refiere. Además, los equipos nuevos también suelen proporcionar mejores resultados en lo que respecta a la eficiencia en general. Se trata, sin duda alguna, de una inversión para el mejor funcionamiento general del restaurante y que, como ventaja adicional, generará beneficios de consumo.

Es importante destacar que el sector de la restauración avanza de forma muy rápida, por lo que siempre está en constante cambio y cada día surgen más opciones de equipos que son más eficientes, más resistentes y consumen menos electricidad. Es fundamental siempre optar por equipos industriales y profesionales que están diseñados para el uso continuo porque los equipos domésticos, además de consumir más, no pueden soportar la carga de trabajo diaria que exige un local de restauración, por lo que terminan dañándose en muy poco tiempo, con todas las ventajas económicas y logísticas que ello implica.

Uso eficiente de los equipos

Además de adquirir equipos más nuevos y eficientes, también es sumamente importante formar al personal para que haga un uso adecuado de los mismos porque, en muchas ocasiones, el uso inadecuado puede traducirse en un gasto importante de electricidad.

Por ejemplo, los hornos profesionales no tienen por qué estar todo el tiempo encendidos, solo es necesario encenderlos 10 o 15 minutos antes de su uso para precalentarlos. Por otro lado, es importante que el lavavajillas industrial esté a su máxima carga al momento de encenderlo y tanto las neveras como los congeladores industriales deben estar perfectamente cerrados. En este último caso, el hecho de quedar mal cerrados supone un gasto mayor de energía, además de comprometer la integridad de los alimentos que se almacenan en su interior.

La formación es clave para sacar el máximo partido a los electrodomésticos y demás equipos que cuentan con un alto rendimiento energético. Además, ese conocimiento también se traduce en otros beneficios, como un aumento de la productividad general. De ahí la importancia de tomarse el tiempo para formar a los empleados de forma correcta en lo que respecta al uso adecuado de este tipo de equipos.

Personal específico para el ahorro energético

tarea además de revisar aspectos como los mencionados anteriormente del uso de los electrodomésticos, también será el encargado para revisar posibles fugas de gas o agua, además de cualquier fallo o anomalía que pudiesen presentar los electrodomésticos.

Esta figura es sumamente importante porque gracias a la misma es posible detectar problemas o fallos de forma inmediata, antes de que supongan un problema más grande en lo que se refiere a gastos generales y específicos.

Otra opción es formar a todo tu personal en el ahorro energético y crear unos protocolos para no desperdiciar energía y realizar un trabajo más eficiente

Uniformes de los empleados

Es recomendable que los empleados tengan uniformes diferentes para el verano y para el invierno, siempre con el objetivo de que no haya que colocar tan fuerte el aire acondicionado o la climatización. En este sentido, es importante destacar que mantener la climatización sobre los 21 grados en invierno y entre 24 y 26 en verano es lo más recomendable. La costumbre de tenerla muy por debajo o muy por encima de la temperatura exterior también supone un mayor gasto energético.

Desconectar aparatos electrónicos que no se usen

Otro truco muy sencillo pero eficaz es desconectar, por completo, todos aquellos aparatos que no se estén usando o que se usen de forma muy esporádica. No importa si el aparato es, en realidad, grande o pequeño porque ese consumo, por muy bajo que sea, tiene una repercusión importante al final de cada mes.

Por ejemplo, un consumo tan mínimo como 20 vatios, en un mes se traduce en 600 y esto representaría un único dispositivo, por lo que, si se suman los televisores, equipos de música y demás, el ahorro puede llegar a ser significativo De ahí la recomendación de desconectar aquellos que no se usan con regularidad, así como también aquellos que se pueden conectar y desconectar con facilidad.

Otros consejos prácticos

Además de los consejos anteriores, otras formas de ahorrar energía pasan por optar por instrumentos de cocina tradicionales o que no sean eléctricos. De hecho, se trata de una tendencia actual en la que se busca regresar a los orígenes de cómo se hacían las cosas en la época de nuestros abuelos.

Si bien esto no siempre es posible, sí es recomendable evitar el uso de instrumentos eléctricos cuando se pueda. Al igual que la desconexión de los aparatos que no se usan, este tipo de pequeños cambios puede marcar una gran diferencia en lo que respecta al consumo al final de cada mes. Además de que las formas de hacer platos tradicionales, sin tanta tecnología, son ampliamente valorados por los clientes en la actualidad.

Otro de los consejos más interesantes es colocar barreras de aire en la entrada del restaurante o bar, esto con el objetivo de que el cambio de temperatura entre el exterior y el interior no sea tan abrupto y así se pueda utilizar un sistema de climatización de forma mucho más eficiente. Es una forma muy sencilla de que tanto el aire acondicionado como el equipo de calefacción trabaje de forma más eficaz.

En este sentido, se estima que la instalación de este tipo de cortinas de aire o en su defecto, puertas dobles, se puede traducir en hasta un 70% de ahorro energético, sin contar con que también ofrece mucho más confort a todos los clientes.

Finalmente, asegúrate de revisar de forma exhaustiva y preferiblemente junto a un profesional, la instalación eléctrica. Esto con el objetivo de cambiar aquellos aparatos que no sean tan eficiente y de realizar los cambios necesarios para el ahorro de energía general, sin importar la temporada del año.

El conjunto de estos pequeños cambios son claves para obtener un mejor rendimiento energético en tu bar o restaurante y así reducir de forma significativa el consumo. Lo que se traduce a medio y largo plazo en ventajas para el medio ambiente, para las finanzas del restaurante y para el confort de los clientes que lo visitan.

 

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba